Advertisment Advertisment
Siervas Fieles
Siervas Fieles

El equipo de Siervas Fieles

UN RUBOR PARA CADA TONO DE PIEL

Es importante elegir el rubor adecuado según el color de tu piel. Lo más recomendable es fijarte qué color toman tus mejillas después de hacer ejercicio o pellizcarte. El color que tomen será el ideal. Sin embargo, no solo ese color te favorecerá. Existen muchos tonos de rubor que lucen muy bien según tu piel.

Piel clara/pálida

Para las chicas con piel clara son recomendables los rubores de tonos ligeros, mientras más ligero, mejor. Si quieres lograr un cambio instantáneo y lucir sonrojada, los tonos perfectos para ti son los rosas en todas sus variaciones. Utiliza un rosa claro para el día y quizá un fucsia para la noche. También pueden sentarte muy bien los tonos melocotón.

 

Piel clara amarilla

Para estos tipos de piel, sus mejores aliados son los tonos cálidos como el melocotón o albaricoque.

 

Piel clara/media

Si tu piel es algo así como beige y, al estar en contacto con el sol se enrojece, definitivamente las tonalidades para ti son los tonos ámbar, ya que tu piel es blanca pero no pálida. El tono coral también le aportará un brillo natural en las mejillas.

 

Piel trigueña

Al igual que la piel clara, los tonos rosas y fucsias quedarán perfectos en ti. Además el color ladrillo te sentará muy bien.

Piel oscura

Esta es una piel un tanto “aceitunada” y se pone morena al contacto del sol muy rápido. Los tonos perfectos para ti son los colores rosa pálidos, fuertes, etc. Un blush en una tonalidad refrescante como el fucsia iluminará automáticamente tu rostro. A este tono de piel los rubores con tonalidades doradas también le quedan hermosos.

 

Piel ébano

Para las pieles más oscuras, como es el caso del ébano, van perfectos los rubores de tonalidad mandarina, en lugar de un rosa fresco, ya que estos tienden a perderse la piel.

Ref. Gelden Cosméticos / La Prensa Gráfica

 

PodCasts