Advertisment Advertisment

Minerales que necesita tu cuerpo

1. Calcio para tus huesos

Este mineral es esencial para construir huesos fuertes, y prevenir la osteoporosis, explica la Biblioteca Nacional de Medicina de EE.UU. El 99% del calcio se almacena en huesos y dientes, el 1% restante en la sangre. Sin calcio, nuestro esqueleto sería frágil y poroso.

Principal fuente: lácteos

El Instituto Nacional de Artritis y Enfermedades Musculoesqueléticas indica que la mayor fuente de calcio son los lácteos como el yogurt, queso y leche, infaltables en toda dieta pero especialmente en la infantil y adolescente.

2. Hierro para tu sangre

El hierro aporta los nutrientes necesarios para la correcta formación de los glóbulos rojos, uno de los principales componentes de tu sangre. Sin ellos, puedes desarrollar anemia, un mal muy debilitante, explica el Centro Médico Harborview.

Principal fuente: hígado y frijoles

La carne roja y magra, el hígado de res, y las carnes de aves son los alimentos más ricos en hierro. También los frijoles y las verduras de hojas verdes, pero al organismo le cuesta más absorberlos, explica la Asociación Americana de Dietética.

3. Potasio para tu presión

Este mineral ayuda a contrarrestar los efectos del sodio en la presión arterial, además de actuar sobre el sistema nervioso central para que funcione normalmente. También "limpia" las células.

Fuente: bananas, cereales, vegetales

Lo fantástico del potasio es que es un mineral que se encuentra en muchísimos alimentos: desde las bananas y vegetales hasta las carnes rojas y los pescados como el atún y las sardinas, informa la Escuela de Medicina de la Universidad de Washington.

4. Fósforo para tus dientes

El Instituto Nacional de Medicina (NIH) explica que este mineral constituye el 1% del peso corporal de una persona, y se concentra en dientes y huesos. Es más... ¡gracias al fósforo tenemos dientes!. Además, ayuda a las proteínas del crecimiento, y almacena energía.

Fuente: carnes y leches

La carne y la leche son las principales fuentes de fósforo, aunque también está presente en panes integrales y cereales. Como el potasio, es un mineral noble que "vive" en muchos alimentos, por lo cual difícilmente se sufra una deficiencia de este elemento vital.

 

5. Boro para tu cerebro

Es un mineral esencial para el pensamiento y la coordinación muscular. Según la clasificación de Natural Medicine, el boro también ayuda a prevenir las infecciones vaginales y mejora el rendimiento atlético.

 

Principal fuente: espárragos

Aunque los espárragos están primeros en la lista de fuentes de boro, otros alimentos lo contienen, como los frutos secos, las manzanas y la miel. Los tomates también tienen su porcentaje de boro, un mineral poco conocido pero esencial para un cerebro lúcido.

6. Magnesio para tu energía

El magnesio es bueno para todo. Se trata de un mineral que permite al organismo funcionar bien en general, aportándole energía pura, indica el Instituto del Corazón de Texas. También se lo considera un calmante natural.

 

Principal fuente: frijoles y espinaca

Se encuentra especialmente en los frijoles negros y en las avellanas, explica la Biblioteca Nacional de Medicina. La cantidad de cada mineral que requiere el organismo depende de la edad y la condición de salud, por eso siempre hay que consultar con el médico.

7. Cloro para tu equilibrio

Se trata de un macro mineral clave para lograr el equilibrio químico y celular de tu organismo. Según información del Departamento de Agricultura de Estados Unidos, el cloro también tiene un rol en la buena digestión.

 

Principal fuente: la sal

El cloro es un componente de la sal, por eso se obtiene consumiéndola, por supuesto, en forma moderada. Aunque la sal tiene mala fama, y con razón, en pequeñas cantidades es una aliada de tu organismo.

 

8. Cloruro de sodio para los nervios

Según explica la Facultad de Medicina de la Universidad Nacional de México, el cloruro de sodio, o la sal de mesa, cumple un rol clave en el funcionamiento del sistema nervioso central y de los músculos.

Principal fuente: la sal

Apenas una pizca de sal es suficiente para satisfacer la necesidad diaria de cloruro de sodio. El exceso, se sabe, es malo para tu salud, ya que eleva la presión arterial. El consumo diario de sal recomendado por los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades para un adulto es de 1,500 mg.

9. Manganeso para tus huesos

El manganeso, luego del calcio, es el mineral más importante para la conformación sólida de tu esqueleto. De hecho se utiliza en el tratamiento de los problemas óseos derivados de algunas enfermedades, explican los Institutos Nacionales de Salud (NIH).

 

Principal fuente: frutos secos

Las nueces son una fuente inagotable de manganeso. Pero también lo aportan las legumbres, las semillas, el té, los cereales integrales y las verduras de hoja verde, informa la Biblioteca Nacional de Medicina de EE.UU.

10. Azufre para tus proteínas

Este mineral aporta lo que se denomina "aminoácidos esenciales" que son aquéllos que el propio organismo no puede producir. Estos aminoácidos forman parte de las proteínas de alta calidad que necesita nuestro cuerpo, informa el Instituto del Corazón de Texas.

Principal fuente: cebolla y ajo

Estos ingredientes clásicos del sofrito hispano aportan buena cantidad de azufre. También los huevos, carnes y productos lácteos.

PodCasts