Advertisment Advertisment
Mavi Mendoza
Mavi Mendoza

Por: Mavi Mendoza, Directora Ejecutiva de Siervas Fieles.

ENCHUFAMOS A BECKY COLLAZOS MUÑOZ

Becky Collazos Muñoz, hija del Apóstol Josué Muñoz y Charito de Muñoz, quienes están al frente de Ministerios Apostólicos Yeshúa, en Guatemala. Hermana del reconocido cantante cristiano, Bani Muñoz, esposa de Julián Collazos músico cristiano  que trabajó junto al reconocido cantante Marco Barrientos por 10 años como Productor, Compositor, Arreglista y Director Musical.  Becky participó en duetos y como corista en varias producciones de Marco. Juntos, Julián y Becky fueron directores de alabanza de la Iglesia Centro Internacional Aliento.  Ambos iniciaron el grupo musical AmorMercy en el año 2011.

 

 

Becky nos cuenta su experiencia al enfrentar un diagnóstico de cáncer, su proceso durante el mismo y la gloriosa manera en que Dios la sana.

Si pudieras describirte en 3 palabras, ¿Cuáles serían?

Apasionada, agradecida y rescatada.

 

Enumera las 5 cosas más importantes de tu vida:

1. Dios 2. Mi esposo e hijos 3. Mi familia Guatemalteca y Colombiana 4. Personas necesitadas 5. Aprender algo nuevo cada día.

 

Cuéntanos de tu familia.

Casada por casi 10 años con mi mejor amigo, un hombre y padre increíble. Julián Collazos de Cali Colombia. Tenemos dos hijos, Mateo de 6 años y Julieta de 3. Nos encanta estar en familia, reírnos juntos, ver películas, cocinar con los niños, ir a ver los partidos de futbol de Mateo, viajar y servir a los necesitados como familia.

 

¿Qué síntomas presentaste que ameritaron tu visita al médico?

En Agosto del 2016 estaba en el cuarto mes de embarazo de nuestro tercer bebe “Andrés”. Tenía dolores en el abdomen (como cólicos) mi doctora siempre pensó que no era nada ?de qué preocuparse y que hasta podrían ser parte del embarazo, en un sonograma que me hicieron, ya con mucho dolor, detectaron una masa justo donde había estado el dolor, al siguiente día me hicieron una resonancia magnética y a la mañana siguiente recibí la llamada de mi doctora con los resultados y fue allí cuando todo comenzó.

 

 ¿Cuál fue el diagnóstico? ¿Después de cuánto tiempo de iniciar los exámenes clínicos lo obtuviste?

Esa mañana, la doctora dijo: Becky, ya tengo los resultados de tu resonancia magnética, no se ven nada bien. Necesito que vengan a la clínica hoy mismo, tú y Julián. Cuando llegamos nos dijo que muy posiblemente era cáncer, nos mandó con un oncólogo de ginecología esa misma tarde y él nos dio este diagnóstico: “Esto es un cáncer de ovarios, el cual es muy difícil de tratar. Tu embarazo tendrá que ser terminado si quieres seguir viviendo para ver a tus dos hijos crecer. Necesito operarte lo más pronto posible porque al parecer hay dos tumores (uno en cada ovario) y están creciendo cada día de una manera muy rápida”. Cuatro días después me operaron y el doctor estaba asombrado de que los tumores habían crecido casi seis milímetros en tan pocos días. Dos días después, los resultados finales de la patología revelaron que no era un cáncer de ovarios, al contrario era un Linfoma (el cual es más fácil de tratar). Ese fue uno de los muchos milagros que he visto durante este tiempo. ?

 

¿Cuál fue tu reacción?

Crecí en la iglesia, escuchando que personas eran diagnosticadas con cáncer, oraba por ellos pero realmente hasta el momento en el que el doctor me dijo a mí "tienes cáncer”, no pude entender al 100% a todas esas personas las personas. En el momento que el doctor nos daba el primer diagnóstico, en mi mente y en mi corazón rechazaba toda palabra negativa contra mí, mi futuro y mis hijos pero al mismo tiempo fue un shock tan grande, que sentía que mi fe no era lo suficientemente fuerte para pararme y no aceptar lo que el medico sugería! Honestamente sí tuve temor, lo primero que hice al ver a mis hijos fue ¡abrazarlos fuertemente! El ver las cosas con la perspectiva de Dios es un proceso que toma tiempo y mucha oración.

¿Cómo enfrentaron con tu familia dicho diagnóstico?

Mi esposo es el apoyo más grande que pude haber imaginado. Ha estado conmigo desde el primer día del diagnóstico hasta el día de hoy para los chequeos, tomografías, etc. Mis hijos han reaccionado muy bien por la gracia de Dios, a pesar de mi ausencia de 41 días en total a causa de dos hospitalizaciones. La pérdida del bebé, ha sido un proceso muy difícil para nosotros cuatro; pero Dios ha sido bueno y nos consuela y nos sana cada día más.

 

¿Cómo reaccionó el público en general ante esta noticia?

Mi corazón esta inmensamente agradecido con cada una de las personas que ha orado por mí en cuanto supieron la noticia. Yo no me sentía lo suficientemente fuerte, física, emocional ni espiritualmente para interceder, pero fueron las oraciones de mi familia y de tanta gente las que me levantaron y me hicieron fuerte en el Señor. Recuerdo haber llamado a mi hermano Bani para contarle lo que pasaba y el estando a punto de ministrar en un concierto en Perú, me dio palabras de ánimo, oro por mí y así fue con cada uno de mis hermanos, mis padres, suegros y cuñados. Recibimos mensajes de muchísimas personas y eso nos animó a seguir creyendo y saber que no estábamos solos en esos momentos tan horriblemente difíciles

 

¿Cómo enfrentaste las consecuencias del tratamiento para el cáncer, tales como la pérdida de tu cabello?

La quimio me produjo muchos efectos secundarios al principio, pero gracias a Dios con varios suplementos naturales fueron disminuyendo las molestias. El pelo se me empezó a caer justo después de la primera quimio; para ese entonces tenía el pelo bastante largo y decidí cortármelo hasta los hombros. Cuando empecé a sentir que ya se caía demasiado, decidimos junto con mi esposo y mi hermana que era mejor raparme completamente. Fue experiencia muy rara, pero a la vez tratamos de hacerlo divertido para los niños y los ?hicimos parte de cada uno de esos procesos para que no sintieran que su mamá ahora no tenía cabello, estaba llena de medicinas, muchas molestias e inclusive débil. No fue fácil, pues no solo era el cabello, sino que perdí las cejas y también las pestañas, lo cual te hace ver muy diferente y como mujer cuesta sentirte cómoda y acostumbrarse a las miradas de la gente, ¡gracias a Dios por el maquillaje!

 

¿Cuánto tiempo estuviste en tratamiento? Y ¿De dónde obtienes la esperanza para creer por una sanidad completa?

Después de la operación, decidieron hacerme 5 quimioterapias, cada una duro 5 días consecutivos, tomando 3 semanas de descanso entre cada quimio. La oración fue la clave número uno (y sigue siendo). La alabanza en mi casa no ha faltado y los tiempos con Dios se hicieron tan preciosos en esos momentos, yo sabía que Él me estaba sanando día a día y eso me daba la fuerza para continuar. De ninguna manera digo que es fácil pasar por esos tratamientos, pero de la mano de Dios pude salir adelante. ?

 

¿Cómo supiste que estabas sana?

Después de la cuarta quimio, me hicieron una tomografía, la cual salió completamente limpia y libre de cáncer y fue allí cuando celebramos ¡la sanidad que Dios me regalo!

 

¿Cómo transformó tu vida esta experiencia?

Haciéndome más sensible a las necesidades de otros, a no ver los problemas diarios tan grandes como a veces los vemos, a valorar la vida y la salud, a disfrutar cada momento con mi esposo y con mis dos tesoros que Dios me regalo.

 

¿Qué aconsejarías a otros pacientes con cáncer?

Les animo a mantener sus ojos puestos en el mejor médico que existe, en Dios. A que luchen por mantener un espíritu y actitud positiva y a que por favor tomen lo bueno y desechen lo malo de las cosas que lean, que les aconsejen y que escuchen en cuanto al cáncer. También a buscar apoyo espiritual y emocional en la familia, amigos y líderes me ayudó mucho, creo que el haber atravesado todo esto sola y sin apoyo hubiera sido casi imposible.

 

¿Qué planes tienes a corto y largo plazo?

Mi mayor deseo es apoyar a los niños con cáncer y a sus padres, yendo a los hospitales, hablándoles del amor de Dios y testificando lo que El hizo en mí. También estamos empezando a escribir nuevas canciones y esperamos que puedan ser herramientas para todas las personas que estén pasando por un momento difícil. ?

 

¿Unas últimas palabras para nuestros lectores?

Muchísimas gracias por leer un poco de lo que ha sido este proceso, gracias a todos los que estuvieron y siguen al pendiente de mi situación, quisiera conocera cada uno y darles un abrazo porque de verdad me hicieron sentir amada y fuerte para soportar todo esto. El Señor ha sido bueno y misericordioso, y ¡por sus llagas he sido sana! Y por último animarles a que no definamos a Dios por las situaciones actuales de nuestras vidas, o que le reclamemos si estamos atravesando por una situación muy difícil, Él es bueno y Su carácter no cambia. Hay cosas que no podemos entender hoy pero en un futuro o cuando lo veamos cara a cara todo tendrá sentido, aún nuestros más grandes interrogantes.

PodCasts